Articulo
Publicado 2018-01-10

El 2017 despidió a varios colegas de reconocida trayectoria uno de tantos fue el Contador Público Roberto Angula García nuestro colaborador Carlos Sastoque, nos trae este justo homenaje en nota de estilo al siempre recordado Dr. Angulo...
Nacido en Puente Nacional, el 20 de julio de 1929, fue criado en Bogotá y en esta ciudad pasó la mayor parte de su vida. A pesar de no haber nacido en la capital, su forma de manejar el idioma, su elegancia y caballerosidad eran las de un típico cachaco del siglo veinte.
Fue uno de los primeros contadores públicos titulados graduado en la Facultad Nacional de Contaduría, que hacía parte de la vieja Escuela Nacional de Comercio y que hacia finales de los años 60 fue anexada a la Universidad Nacional de Colombia, sede de Bogotá.
Precisamente siendo estudiante de la Facultad Nacional de Contaduría, en 1959 lideró un movimiento huelguístico de quienes allí estudiaban, para rechazar un proyecto de ley que pretendía reglamentar la contaduría pública dándole garantías y facilidades a los contadores empíricos para ejercerla y exigiéndole requisitos más difíciles de cumplir a quienes se graduaran en las universidades. Gracias a dicha acción de protesta y a su persistencia en buscar lo mejor para los contadores públicos, el colega Roberto Angulo fue uno de los principales gestores de la ley 145 de 1960, que dio una adecuada –para esa época- normatividad a la contaduría pública y la convirtió en una profesión de la misma jerarquía de otras profesiones que eran conocidas en Colombia desde varios años atrás.
Fue uno de los fundadores de la Academia Colombiana de Contadores Públicos Titulados ADECONTI, de la cual fue presidente. Se destacó por su férrea defensa de la profesión y por sus encendidos discursos, de corte nacionalista, con los que nos motivaba para continuar –cada vez con más firmeza- en la lucha por el derecho de los contadores públicos colombianos a ejercer su profesión en condiciones dignas y sin estar sometidos al poder de las grandes multinacionales de auditoría.
Por sus grandes cualidades de líder representó a los contadores públicos titulados ante la Junta Central de Contadores, de la que fue presidente entre 1971 y 1972.
Tuve la fortuna y el honor de trabajar con el C. P. Roberto Angulo García en la junta directiva de ADECONTI y en la Facultad de Contaduría Pública de la Universidad Libre de Bogotá, en la que él ejerció el cargo de decano entre 1977 y 1979 y yo fui representante de los profesores en su consejo directivo. También compartí la actividad gremial con él en los años 90, cuando fuimos integrantes del consejo directivo de la Confederación de Asociaciones de Contadores Públicos de Colombia. Al igual que me ha sucedido con otros distinguidos colegas, tuvimos varias diferencias de criterio; pero eso no impidió que hubiéramos sido grandes amigos desde 1972 hasta el final de su vida.

En 1979 los directivos de la Academia Colombiana de Contadores Públicos Titulados ADECONTI y de otras asociaciones nacionalistas acordaron presentar al Quinto Congreso Colombiano de Contadores Públicos el proyecto para fundirse todos (tanto autorizados como titulados) en una sola entidad. El mencionado Congreso –que se llevó a cabo en junio de 1979- aprobó por mayoría (no hubo unanimidad) el proyecto y dio lugar a la creación del denominado COLEGIO COLOMBIANO DE CONTADORES PÚBLICOS, eligiendo como su primer presidente al contador público autorizado Ernesto Acosta Rivera. El C. P. Roberto Angulo García, en compañía de otros ilustres contadores públicos titulados, fiel –como siempre- a sus convicciones no aceptó esta decisión y fundó la Sociedad Colombiana de Contadores Públicos, de la que fue presidente. No compartí la actitud de Roberto y otros colegas, pero, a pesar de eso, nuestra leal amistad se mantuvo por siempre.
El colega Roberto Angulo García fue miembro fundamental –en representación del sector nacionalista- de la comisión de trabajo que, durante cerca de seis meses, realizó un continuo y esforzado trabajo para lograr conseguir la ley 43 de 1990. Entre 1992 y 2000 fue miembro del Consejo Directivo de la Confederación de Asociaciones de Contadores Públicos de Colombia CONFECOP.
Pese a sus dificultades de salud, durante los últimos años nos acompañó a varios de los más importantes eventos de la contaduría pública colombiana. El pasado 8 de diciembre de 2017, a los 88 años de edad, decidió darse unas vacaciones eternas.
Sea esta la oportunidad para rendir sentido homenaje –de todo corazón- al desaparecido líder nacionalista y para manifestar a sus hijos y familiares nuestro sentimiento de solidaridad con ellos por esta gran pérdida. La mejor manera de rendirle homenaje a su memoria es recordando sus grandes gestas en beneficio de la contaduría pública colombiana e invitando a los colegas a seguir su ejemplo de dignidad y absoluta firmeza en la defensa de la profesión. “La contaduría pública colombiana debe ser para los contadores públicos colombianos”.

AUTOR: CP CARLOS HUMBERTO SASTOQUE
 
Noticias y Novedades
Publicidad

alfredorojasp@elcatedratico.com      Celular: 318-5667148      Derechos Reservados © 2013      Cúcuta - Norte de Santander - Colombia
Todos los derechos reservados.    Diseño y desarrollo Robgon Tecnología