Articulo
Publicado 2018-03-10

JUAN GUILLERMO PEREZ HOYOS. en esta época nos ha surgido, entre otras, el interrogante acerca de la deducibilidad, o no, de las sumas reconocidas en contabilidad como deterioro de cartera...
Al respecto consideramos que las cantidades reconocidas como deterioro de cartera en la contabilidad en ambiente NIIF al cierre del año 2017 no son deducibles del impuesto sobre la renta, y que sobre esa cartera aplica fiscalmente la deducción de la provisión por deudas de dudoso recaudo de que tratan los artículos 1.2.1.18.19 al 1.2.1.18.21 del DUR 1625/2016, en atención a las siguientes normas.


1) El artículo 105 ET expresa que el deterioro de los activos sólo será deducible al momento de su enajenación o liquidación y hace énfasis en el tratamiento especial en caso del deterioro de cartera.

2) El artículo 145 ET, que trata de la deducción de cartera (deudas de dudoso o difícil cobro), expresa que los contribuyentes obligados a llevar contabilidad “podrán deducir las cantidades razonables que fije el reglamento como deterioro de cartera…”

3) A la fecha, el Gobierno Nacional aún no ha emitido un reglamento al respecto, requisito sine qua non para establecer el factor deducible del deterioro de cartera medido en ambiente NIIF.

4) El DUR 1625/2016 en los artículos arriba señalados reglamente al provisión de cartera de que hablan los artículos 145 y 146 ET. Claro, este reglamento estaba dirigido a la norma anterior, pero continúa vigente en cuanto el mismo artículo en su nueva acepción continúa girando sobre la deducción de cartera y en la medida en que el Gobierno no emite una nueva reglamentación sobre la materia.


En este orden de ideas, en ausencia de una nueva reglamentación del Gobierno Nacional sobre la deducibilidad del deterioro de cartera contable en ambiente NIIF, en materia tributaria consideramos que ella no es deducible y que sobre esa partida opera la deducibilidad vía provisión como lo establece el reglamento vigente. No olviden, al determinar la provisión, tener en cuenta los elementos cualitativos de esa provisión que tiene el reglamento, consistentes en que la deducibilidad se concede sobre deudas contraídas con justa causa y a título oneroso, que se hayan generado en operaciones productoras de renta, que se hayan computado en la determinación de la renta de años anteriores, que la provisión se constituya fiscalmente (sistema de conciliación o control de las diferencias) en el año 2017 y que exista la obligación al momento del registro de la provisión.


Cordialmente,


Juan Guillermo Pérez Hoyos

Aserto Ltda. – Director de Proyectos

 
Noticias y Novedades
Publicidad

alfredorojasp@elcatedratico.com      Celular: 318-5667148      Derechos Reservados © 2013      Cúcuta - Norte de Santander - Colombia
Todos los derechos reservados.    Diseño y desarrollo Robgon Tecnología